Cómo scrapear dominios expirados

Compartir en: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

seo

Cuando comienzas un nuevo proyecto en webs2.0, es complicado crear enlaces de calidad. Por eso, algunas agencia SEO de las más importantes recurren al scrapeo de dominios: comprar dominios expirados, que anteriormente han tenido un contenido sólido y con buena reputación y redirigirlos al proyecto del que queramos mejorar el SEO.

El scrapeo de dominios

Como te hemos comentado, se llama scrapeo de dominios a la compra de dominios expirados, aquellos que su propietario no ha renovado.

Para que esta técnica tenga un óptimo rendimiento, estos dominios deben tener una buena autoridad y no estar penalizados.

Los expertos en SEO los utilizan bien para redirigir el contenido de su página principal o crear un blog completamente externo, pero que redirija a la marca (ten cuidado y que no te pillen haciendo esto, puesto que es una técnica de Black SEO).

Cómo conseguir dominios expirados

Empecemos por el principio (como si de una receta de cocina se tratara). Para conseguir los mejores dominios expirados, has de tener paciencia, alguna noción de SEO proxies y, además, tienes que descargarte estos programas:

Ahrefs/Majestic SEO

Scrapebox

Notepad ++

Palabras clave

Lo primero es saber en qué área nos interesa el dominio. Es decir, señalar las palabras clave relacionadas con nuestra marca o nuestro producto. Esto lo puedes hacer tú mismo (seguramente, ya has hecho un estudio de palabras clave a la hora de empezar con la estrategia SEO) o utilizar alguna herramienta tipo Google Trends.

Si te quedas sin ideas, lo mejor es acudir al planificador de palabras clave de Google AdWords a o la herramienta UberSuggest.

Vamos a tomar como ejemplo ice hockey (pensemos que somos una tienda que vende productos para la práctica de ese deporte). Simplemente, señalaremos que esa es la palabra clave principal y el planificador nos arrojará resultados (en nuestro caso, unas 685 palabras clave que coinciden con el tema).

Ten en cuenta la relevancia y demás factores de las palabras clave para seleccionarlas, puesto que estamos buscando un dominio que realmente nos vaya a servir para mejorar el SEO.

Descárgate el listado que te aparece, filtra los contenidos más relevantes y pasa al siguiente punto.

La selección de los dominios

Seguro que la lista es demasiado extensa y te va a ser realmente complicado manejarla, puesto que, como verás a partir de ahora, las posibilidades van a ser muy extensas y te va a interesar reducirlas al máximo.

Vamos a pasar nuestra lista a Notepad++ y sustituir las comillas ^ por las . Para ello, habrás de buscar ^ con CTRL + F  y dar a la opción encontrar y sustituir por, en la que pondremos “. Para poder utilizar las comillas finales, solo has de sustituir ^ por el signo del dólar $.  Ahora ya tenemos preparado nuestro listado de palabras clave para comenzar el proceso de scrapeo.

Dominios antiguos

Como queremos encontrar dominios expirados que sean poderosos, vamos a buscar primero los más antiguos. Para ello, en el archivo que hemos realizado en Notepad++ añadiremos el query adecuado. Por ejemplo, para buscar dominios con registro entre abril de 2002 y abril de 2012, es el siguiente:

Linksdaterange: 2452376-2455298

Y es que podríamos encontrar dominios más recientes con muchísima autoridad, pero es mucho más sencillo que la tengan los dominios antiguos.

Esta consulta se guardará en un archivo .txt, que será el que se importe a Scrapebox, junto con el de las palabras clave. El programa te pedirá que los fusiones.

Llegó el momento de scrapear

Antes de comenzar el proceso, asegúrate de que estas utilizando, por lo menos, entre 10 y 20 proxies privados. Y es que la búsqueda (sobre todo, si la vas a realizar para más de 100 palabras clave), te arrojará un código de imagen bloqueado por Google.

Ahora tienes 2 opciones: esperar a que analice todas las palabras clave o detener el proceso cuando se encuentre una cantidad adecuada de dominios (depende del tiempo del que dispongas).

En Scrapebox, colocaremos el código de Google y comenzará a arrojar resultados clicando en el botón Start Harvesting.

Recuerda: la búsqueda debes realizarla en Google y no en otros motores, puesto que, de lo contrario, el proceso podría fallar.

Ahora obtendrás un amplio listado de enlaces y algunos sitios van a repetirse. Puedes evitar esto simplemente seleccionando el filtro Remove Duplicate URLs.

Tu lista se habrá reducido, de esta manera, considerablemente, que es lo que queríamos, ya que debemos encontrar dominios que los demás no encuentran. A partir de ahí, manualmente, podrás eliminar otros enlaces que no te interesen.

Ya solo nos queda utilizar el extractor de enlace de Scrapebox para conocer cuál será el enlace elegido. Para eso, también puedes utilizar XenuSleuth, si estás familiarizado con la herramienta gratuita.

SEO

El paso final: comprobar el dominio

Antes de decidirnos por la compra final del dominio y como en el SEO la prudencia es clave, hay que comprobar que el pasado del dominio es el adecuado.

Para ello, entra en archive.org y ahí descubrirás si el dominio ha tenido algún problema en el pasado o fue utilizado para algo raro. Si ves algo extraño (como, por ejemplo, un montón de redacciones en chino por todas partes), es mejor dejarlo estar. Si no es así, ya puedes comprarlo (hazlo rápido, antes de que lo haga otro).

Como ves, es un proceso bastante sencillo, aunque puede resultar un poco lioso, si no estás acostumbrado a utilizar este tipo de herramientas. También podrás apoyarte en expertos SEO que trabajan el scrapeo de dominios y te cobrarán por ello una cuota: no hay problema en hacerlo, si consideras que el proyecto realmente lo merece.

Ahora te toca trabajar a ti el SEO. Recuerda: puedes redirigir ese dominio directamente a tu proyecto o instalar en él un blog desde el que crear banklinks a tu página principal. Contrata, para ello, otro hosting (ni se te ocurra instalarlo en el mismo servidor) y haz entradas que no enlacen a tu marca. Esto no es una práctica muy recomendada, pero puedes hacerlo, si estás empezando de cero con tu proyecto.

Deja un comentario